plaigemp,matilde leal,directora plaigemp



Lic.Enrique mimone Leal

Director Ejecutivo

PLAIGEMP


PORTAFOLIO MANAGEMENT, Instituto de Estudios Superiores de Administración I.E.S.A. 1999.
PROGRAMA ACTUALIZACIÓN DESARROLLO EJECUTIVOS, Instituto de Estudios Superiores de Administración I.E.S.A. 2005.
DESARROLLO DE COMPETENCIAS DIRECTIVAS I, Agustín Clarke, 2006.
DESARROLLO DE COMPETENCIAS DIRECTIVAS II, Agustín Clarke, 2007.
Director Financiero Grupo Fivenez 1993-1999
Director de Mercado de Capitales / Fund Manager  Banco Caracas 1999-2002
Director Santander Investment 2003-2007
Vicepresidente  de Tesorería  Banco de Venezuela – Grupo Santander 2002-2006
Director Fundador Bancrecer Banco de Desarrollo – Grupo Santander 2006-2007
Certificado COACH ORGANIZACIONAL  Diplomado Internacional en Coaching Organizacional – II COHORTE – UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DEL TÁCHIRA , Venezuela, 2009.
Director CFO M.V.L. Consultores, C.A. 2007 – actual.
CORREDOR PÚBLICO DE TÍTULOS VALORES, Director Gerente / VP Trading, ZOOM Sociedad de Corretaje de Valores, C.A. 2009 – actual.
MIEMBRO FUNDADOR  de la Comunidad Venezolana para el Coaching Profesional, Capítulo Venezuela de la ICF (COVECOP), Venezuela, 2009.
CONSEJERO CONSULTIVO  de la ASOCIACIÓN DE NACIONES UNIDAS EN VENEZUELA- ANUV. Venezuela-2015 - actual.
MIEMBRO ACTIVO de la International Coaching Federation (ICF Membership ID: 009002221)
Director fundador y CFO International Coaching Federation ICF Capítulo Venezuela AC 2013-2017
Director CFO DISTRIBUIDORA CENTRO ORIENTE, C. A. 2011 - Actual

______________________________

El comportamiento de los directores en la empresa suele ser señalado como un factor importante para construir una cultura de ética. Es fácil entender cómo se puede motivar a todo el personal a tomar decisiones y tener actitudes éticamente aceptables, mediante políticas formales apoyadas y respetadas por los directivos de la compañía. En empresas donde existe un ambiente de respeto a los valores éticos, todos entienden que el logro de sus objetivos no justifica utilizar medios éticamente objetables. En organizaciones donde la política formal está enfocada solamente al logro de objetivos económicos, sus integrantes fácilmente se olvidan de los principios éticos. Esta visión desanima al personal porque les origina un conflicto entre sus convicciones morales y las exigencias del logro de metas económicas impuestas por la empresa.

El ambiente formal de la ética en una empresa es importante, no sólo porque motiva a los empleados a comportarse éticamente, sino porque estos pueden apoyarse en una buena política de la compañía cuando desean hacer respetar sus propios valores. Se produce el fenómeno de los "valores compartidos"; las personas desean identificarse con su organización, necesitan confiar y creer en la corporación para la cual trabajan, puesto que contribuyen con su esfuerzo al éxito de ella. Ese vínculo de valores compartidos es fundamental para todo lo demás, se pone énfasis en la empresa como la entidad en la que trabajan, con la que se identifican y que merece la admiración de sus colaboradores, así como de la sociedad.

Lo anterior debe hacer a sus dirigentes particularmente exigentes con la ética de quienes integran los niveles superiores de la empresa, ya que si su comportamiento es dudoso pueden contaminar a las personas que dependen de ellos. Su integridad personal es muy importante. La fortaleza de una empresa es su ética interna, las buenas relaciones de los directivos con sus colaboradores, lo cual requiere una fuerte dosis de respeto mutuo que contribuya a la eficiencia del conjunto

El otro punto fuerte es la ética social, y particularmente la responsabilidad asumida por la empresa respecto de su entorno, lo que contribuye a su armonía con los valores de la sociedad

Las empresas que adoptan una cultura de ética en todas sus operaciones y de veracidad y transparencia en su información financiera tienen una ventaja competitiva muy importante: credibilidad y confianza pública, y la fidelidad de todos sus colaboradores.

La operación basada en la ética es el mejor modo de tener una empresa sólida y perdurable; resulta benéfico a la larga e indispensable para construir una institución sana y duradera. En suma, la ética produce beneficios.

Esto último es importante. Virtudes sociales como la honestidad, responsabilidad, lealtad, respeto, calidad y eficiencia en el desempeño de sus deberes, no solo tienen mérito como valores éticos, también poseen un valor económico tangible y ayudan a la empresa al logro de objetivos compartidos: productividad, calidad, crecimiento, confianza, credibilidad y prestigio en la comunidad. Las organizaciones que crecen y perduran están unidas por valores, normas y experiencias compartidas por sus integrantes. Cuanto más profundos sean y más firmemente se los sustente, más intenso será el concepto de identidad y mayor será la confianza que la sociedad otorgue a la empresa y sus productos.

En el libro La Gran Ruptura, Francis Fukuyama utiliza como metáfora el término "capital social", de la siguiente manera:

"El capital social puede ser definido, simplemente, como un conjunto de valores o normas compartidas entre los miembros de un grupo, que permiten la cooperación entre los mismos".

Si los miembros de ese grupo aceptan que los demás integrantes se comportan en forma correcta y honesta, terminarán por confiar los unos en los otros. "La confianza es como un lubricante que hace que cualquier grupo u organización funcione en forma más eficiente", asegura Fukuyama. Prestigio y confianza constituyen el patrimonio más valioso de una empresa y este debe estar sostenido por sólidas columnas, las cuales tienen como elemento esencial los principios éticos.

La ética es necesaria para crear, incrementar y preservar el valor de una empresa. Los inversionistas buscan invertir en organizaciones que son confiables, donde sus dirigentes y colaboradores son íntegros, que proyectan ante la sociedad una cultura de ética en todo lo que hacen . El ambiente de confianza que se genera puede producir beneficios a la empresa: mayor demanda de sus productos, acceso a mercados de capital, oportunidades de fusión, crecimiento, mejores utilidades y mayor precio para sus acciones y, en general, riqueza, no solo para sus accionistas, sino también para sus trabajadores. De este modo las empresas logran sus objetivos económicos y sociales.

Las empresas con responsabilidad social persiguen un grupo de objetivos, de los cuales hacer dinero es sólo uno, y no necesariamente el principal. Buscan utilidades, si, pero las guían igualmente una ideología básica, los valores básicos, un sentido de propósito más allá de solo ganar dinero. Sin embargo, paradójicamente, ganan más que las compañías motivadas sólo por el ánimo de lucro.